martes, 4 de diciembre de 2018

EL PUENTE DE CLAY - Markus Zusak

   
EL PUENTE DE CLAY
Autor: Markus Zusak 
Editorial: LUMEN
Traducción: Laura Manero Jiménez y Laura Martín de Dios
Formato: Tapa dura
Páginas: 640
Precio: 21,90 €
Sinopsis editorial y autor

   Creo que fue en 2007 cuando leí "La ladrona de libros", una maravillosa novela. Después de más de diez años de silencio literario ha vuelto Markus Zusak con "El puente de Clay" y que decir tiene que yo me he lanzado a su lectura de inmediato y hoy os traigo mis impresiones finales sobre la novela.

OPINIÓN PERSONAL

   - clay → barro en inglés.
   - Clay → diminutivo de Clayton.

   Ambos significados son importantes en la novela, uno por ser el nombre de pila del protagonista y otro por la naturaleza del barro como material de construcción. Teniendo esto en mente desde el comienzo nos ayudará a aportar mayor sentido a Clay, su historia y su puente. (Consejo del autor al comienzo del libro).

   Matthew, Rory, Henry, Clay y Tomy son los cinco hermanos Dunbar. Viven solos, sin adultos, con una casa llena de mascotas disfuncionales y una lucha constante por sobrevivir.
   Un día, ese padre que se marchó hace tiempo sin mirar atrás regresa a casa. ¿Por qué ha vuelto? ¿Qué quiere? La vida de estos cinco chicos se pone patas arriba de repente y todo empieza a cambiar. Los chicos Dunbar no le llaman a ese hombre papá, le llaman el Asesino.
   Un abuelo apasionado por los antiguos griegos, una chica inmigrante, un joven perdido y un piano, un pasado para recordar. Y Clay, un chico solitario  y silencioso con un secreto escondido del que no se puede hablar y un puente que construir para salvar una familia y para lograr salvarse a sí mismo.

   Comencé a leer la novela y a las pocas páginas era presa del desconcierto, entendía todas y cada una de las palabras escritas pero no captaba el significado de las frases, no me situaba en el tiempo, me sentía totalmente perdida y descolocada. La estructura de la novela es de extrema complejidad, cambios de narrador, saltos temporales presente/pasado, abundantes metáforas y referencias a los antiguos griegos. Pero yo persistí y de pronto fue como si el rayo de la clarividencia me hubiera alcanzado. Empecé a entenderlo todo, a saber el porqué de los cambios de narrador, a situarme temporalmente sin esfuerzo y a enamorarme de los personajes y de la historia. Es una novela ambiciosa, una saga familiar en la que la constancia y el ahínco del lector son recompensados con creces.
   A pesar de lo que pueda parecer al comienzo de la lectura, la novela tiene muy buen ritmo, iremos averiguando cosas sin parar sobre los personajes implicados en la historia. Una chica inmigrante que llegó a Australia, un joven que se enamoró de Miguel Ángel Buonarroti, un futuro en común y una extensa familia. Los chicos Dunbar, luchando por sobrevivir a su soledad y a su rabia. Un collage de momentos inolvidables, de como las cosas se rompen y se vuelven a arreglar una y otra vez, de contrastes entre belleza y violencia, de arte y tragedia, de vida y de muerte. También vamos a encontrar tres historias de amor absolutamente maravillosas y un secreto doloroso, el que esconde una pinza de la ropa en un bolsillo de Clay Dunbar. La novela está contada con una sensibilidad especial, hay momentos desgarradores, reconozco que he llorado en varias ocasiones y sin embargo el autor no se recrea en el dramatismo, nos mece suavemente entre la tristeza y la alegría, entre la pérdida y el reencuentro. La pintura, la literatura y la música están presentes constantemente formando un nexo de unión entre todos los personajes en el tiempo.
   Muchos personajes forman parte de la historia, todos con un trocito de alma rota pero absolutamente todos son unos luchadores, unos supervivientes. Yo me he enamorado de dos en especial. Penny Dunbar, la madre de esta familia, la chica de los muchos apodos, una joven que llegó con 21 años, una maleta y dos libros a Australia procedente de un país del Bloque del Este, solo aspiraba a hablar bien inglés, encontrar un sitio donde vivir y un trabajo y algún día poder comprarse un piano, no imaginaba ella que ese piano sería el que propiciaría su felicidad absoluta y el comienzo de su verdadera vida, una luchadora incansable, una madre maravillosa. Y Clay Dunbar, el cuarto de los hermanos, al que le ocurrió todo y el que propició que todos cambiaran por él, callado y muy especial, con su tragedia en un bolsillo, centinela solitario en el tejado de su casa, siempre entrenándose no se sabe para qué, ese chico que sonríe a menudo pero rara vez se ríe, tierno, dulce, me ha enamorado.

CONCLUSIÓN
    "El puente de Clay" de Markus Zusak es una saga familiar conmovedora que entreteje de manera magistral los momentos inolvidables en la vida de unos personajes que dejan huella una vez terminada la novela, eso sí, con una narración compleja y exigente para el lector y aunque el resultado final ha sido altamente satisfactorio en mi caso, os aconsejo que si os lanzáis a por esta lectura tengáis claro desde la primera página que hay que persistir, la recompensa es muy gratificante, sentimientos a flor de piel.


Valoración:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...